Todos los empleos de Rosario y sus alrededores

usuario

Solamente Postulantes
Usuario (e-mail):
Contraseña:
 

Pedagogía

La agresión como grito desesperado de ayuda

14-08-2009

Erica Faerman

“Que la práctica cotidiana, sea una clínica con el sujeto y no del caso, para con ello proteger el derecho de cada niño a su identidad, privilegio de la dignidad. Crear las condiciones de posibilidad para que lo horrorosamente acontecido tenga un lugar desde la palabra y no desde el acto.”
Macarena Cao Gené

Actualmente inquietan una  serie de conductas temerarias de algunos niños al liberar componentes agresivos hacia otros en las escuelas. Se hace imperioso profundizar sobre estos temas ya que parecen ser casi una constante  en la clínica psicopedagógica.

Cuando se dice que un niño es agresivo, esa agresividad se transforma en parte de su identidad. Diferente es decir que en algunas circunstancias comete actos agresivos. De esta manera podremos pensar que esos actos son mensajes que  emite como un grito desesperado y denunciante, como un pedido fallido de ayuda. Enigma a descifrar que no debe ser acallado sino escuchado.

A partir de allí la maestra   abrirá  un espacio a las preguntas sobre el  origen de ese acto  tomando  distancia sobre la situación en la que ambos están inmersos: 
¿A quién o a qué agrede este niño al agredirme?, ¿A qué actitudes de mi enseñar  se dirige esa agresión?, ¿qué situaciones actuales y pasadas de su historia está atacando?, ¿por qué agrede a ese compañero?, ¿el compañero realmente se siente agredido?...

Ejercer un juicio crítico y reflexivo  soportando la ausencia de respuestas. Sin caer en las certezas y explicaciones rápidas que convalidan la situación como irreversible y que promueven el fortalecimiento de la situación que la origina. 
Si acaba de realizar un acto agresivo hablar a solas con el agredido sin identificarse con él. Después hablar con el agresor. Hablar no reprender. Abrirse a una escucha con la que se puede o no concordar. Propiciar un espacio que posibilite el pensar y preguntarse.

Sólo cuando el niño se vea ante  la posibilidad de dar un argumento sobre  su conducta podrá pensar que hay otras formas de comunicarse.

Erica Faerman

Profesora y Licenciada en Psicopedagogía con orientación Clínica, graduada en la Universidad Blas Pascal de Córdoba (2001).
Títulos de posgrados de Estimuladora Temprana, Psicodramatista, Psicopedagoga Clínica y Orientadora Ocupacional/Vocacional.
Ha publicado artículos en diferentes revistas de la ciudad de Rosario y Funes en calidad de Profesional invitado (2006/07)
Ha participado en calidad de Profesional invitado de la inauguración del Centro Psicopedagógico “Punto de Apoyo” de Córdoba.
Posee experiencia como Psicopedagoga en diferentes Instituciones de Salud y educación, Privadas y Públicas.
Actualmente Directora del Centro Integral de Asistencia Psicopedagógica, Psicológica y Fonoaudiológica “Trekan” de la Ciudad de Rosario.

Podés enviarle a la autora tus consultas referidas a este artículo escribiendo a columnistas@laboralrosario.com, indicando en el asunto título del artículo y nombre de la autora.

Otros Articulos en esta Categoria

 


Términos y Condiciones
- Política de Privacidad - Script ejecutado en 0.004 seg - Desarrollado por 3TristesTigres.com
Copyright laboralrosario.com 2006. Marca Registrada.