Todos los empleos de Rosario y sus alrededores

usuario

Solamente Postulantes
Usuario (e-mail):
Contraseña:
 

Desarrollo Profesional

Apostar a la relación

09-03-2007

Marcela Bártoli

APOSTAR A LA RELACIÓN: LA COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL  Y EL PODER EXPLICATIVO DEL MODELO ORQUESTAL  DE LA COMUNICACIÓN HUMANA

Numerosos autores han abordado el estudio de la comunicación generando una pluralidad de desarrollos diferentes, y la misma falta de univocidad  se manifiesta en el uso del término comunicación  en prácticas culturales diversas.

 Polisemia extrema: en el campo de las relaciones públicas,  de la publicidad, del periodismo, de la psicología, de la educación,  entre otros, se usa y abusa del  vocablo comunicación,  a menudo con  una imprecisión tal que llega a corroer la comunicación misma. En consecuencia, a los fines del cumplimiento de las metas organizacionales, es recomendable replantearse el objetivo de  especificar el sentido del término  si con él se pretende operar.

Yves Winkin, en su trabajo sobre “La nueva comunicación” -  Ed. Kayros, 1984-,  relata cómo la palabra comunicar,   al igual que comulgar y comunión, proviene del término latín communicare: participar en común, poner en relación.  Comenzó  a ser utilizada en Francia y en Inglaterra hacia los siglos XIV y XV con ese mismo sentido originario, pero a partir del siglo XVIII su uso fue progresivamente adquiriendo el sentido  de  transmisión.  Carreteras, trenes,  teléfonos, pero también   prensa, cine, radio y televisión se convirtieron sucesivamente en “medios de comunicación”. Finalmente,  desde  mediados del siglo XX,   la  teorización acerca  de la comunicación  ha crecido como  producción cultural autónoma,   convergentemente con  la explosión del campo de la comunicación masiva  y  de las telecomunicaciones.

El vertiginoso ritmo que caracteriza a la circulación de información actualmente, la  inundación de datos,   inducen  a darle a la dimensión informativa, de transmisión de contenidos,  un tratamiento privilegiado. Por lo cual, frecuentemente, el tratamiento de  la dimensión relacional  es subestimado y no se recurre a personas verdaderamente competentes en la materia para abordarlo. Se piensa con frecuencia a la comunicación en términos si ya no lineales, a lo sumo circulares, apelando  a la popular noción de feed back como si tal recurso permitiera  agotar la complejidad del problema. 

Pero el modelo orquestal de la comunicación humana, que posee un mayor poder explicativo, no ha adquirido aún, a mi criterio,  la difusión que se merece. Este modelo  de comunicación retorna al primer sentido  del término: participar en común, poner en relación,  y  no se funda en la imagen del telégrafo o del ping pong - donde emisor y  receptor alternan el desempeño de  roles -, sino que compara al proceso comunicacional con una orquesta que esté tocando. Así como los músicos de una orquesta siguen una partitura escrita, conciente, las personas y las organizaciones, al comunicarse, siguen una partitura en gran medida no visible o inconciente.   La orquesta los precede y los excede: esta analogía tiene la finalidad de hacer comprender cómo cada sujeto participa  en la comunicación, disipando la ilusión de que un sujeto pueda   iniciar o finalizar el proceso.

Bajo esta mirada, el  acontecer  organizacional  puede ser advertido  en sus peculiaridades con mayor precisión. En tanto que  gestionar la comunicación interna o externa de una  organización  requiere comprender cómo funcionan los aspectos de contenido pero también conocer lo concerniente a la relación: la textura de las redes  formales e informales, las características de las modalidades interaccionales, la contaminación  que generan los comportamientos psicopáticos...

La organización comunica a  través de sus dichos, objetos, productos, acciones y   omisiones... y si bien, en tanto sistema, es más que el conjunto de las personas que la componen, no deja por ello de estar integrada por personas,  por medio de las cuales también comunica. De allí que sea tan importante para gestionar eficientemente la comunicación organizacional contar con las herramientas  adecuadas  para desentrañar la trama  social  en la que  la organización  opera; y una de esas herramientas básicas es el dominio de la partitura que permitirá inteligir la relación, la dimensión interaccional.

Vale la pregunta, entonces, acerca de  cuál será la significación del  término comunicación en  cada campo organizacional. ¿Transmisión de contenidos, apuesta a la relación? Un principio básico: cuando  del juego de la comunicación se trata, no se reduce  a transmisión  lo que subyace  a  cada apuesta.

Marcela Bártoli

Psicóloga y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional  de Rosario, Argentina.
Consultora en comunicación organizacional. Abordaje de conflictos interpersonales e intergrupales. Coordinación de reuniones de trabajo.
Especialista en acoso moral o psicológico – Mobbing - Bullying. Asesoramiento a instituciones educativas,  empresas y asociaciones gremiales sobre su prevención, detección y afrontamiento. Orientación a las personas agredidas y a sus familiares. Profesora en nivel terciario y universitario de teorías de la comunicación humana, patologías interaccionales y  gestión comunicacional de las organizaciones.
Perito Psicóloga en el campo forense.

Podés enviarle a la autora tus consultas o comentarios referidos a este artículo escribiéndole a columnistas@laboralrosario.com

Otros Articulos en esta Categoria

 


Términos y Condiciones
- Política de Privacidad - Script ejecutado en 0.004 seg - Desarrollado por 3TristesTigres.com
Copyright laboralrosario.com 2006. Marca Registrada.