Todos los empleos de Rosario y sus alrededores

usuario

Solamente Postulantes
Usuario (e-mail):
Contraseña:
 

Liderazgo

Liderazgo: abordando las emociones... 2º Parte

18-05-2005

Andrea Navas

            En nuestra entrega anterior relexionábamos sobre las emociones predisposiciones para la acción, y la necesidad de mirarlas como un fenómeno que surca la vida cotidiana de las organizaciones y que en gran medida determina lo que pasa en el seno de los equipos, para bien o para mal.

 

            Es necesario en este punto realizar una distinción entre emociones y estados de ánimo.

 Ambos, tanto emociones como estados de ánimo, están asociados a un futuro, a las conductas posibles en las personas y las consecuencias de las mismas; sin embargo hay una distinción entre éllos que, aunque parezca sutil, es necesario abordar.

 Cuando hablamos de emociones, nos referimos a aquello que sentimos puntualmente ante determinadas situaciones. Puede ser resultado de algo ocurrido en forma imprevista o no; sin embargo, lo que siempre caracteriza a las emociones es que estas surgen como reacciones ante hechos puntuales a los que podemos identificar. 

 Tomemos algunos ejemplos a modo de ilustración, para lo que los invito a imaginarse a las siguientes personas en las situaciones que describo: el empleado al que le comunican que en 5 minutos debe presentarse ante el gerente general; la dama a la que se le quiebra el tacón del zapato antes de hacer una presentación; el archivo de la computadora que se cerró y perdimos el trabajo de la últimas 3 horas; el joven que está citado a una entrevista de trabajo etc. Todos ellos sienten alguna emoción: furia, miedo, desesperación, nervios, alegría. Dichas emociones surgen a posteriori de una situación concreta y, por lo tanto, podemos rastrear su origen.  

 Los estados de ánimo, en cambio son emocionalidades que no remiten necesariamente a una situación en particular; en palabras de Rafael Echeverria: “Los estados de ánimo viven en el trasfondo desde el cual actuamos”. 

  Cuando hablamos de los estados de ánimo, nos referimos a una emocionalidad estable, la tendencia desde la cual una persona, grupo, institución se predispone ante las situaciones diarias.

  A modo de ilustración proponemos el siguiente cuadro: 

Emoción o Estado de Animo

Acciones posibles

Miedo

Parálisis, espera, silencio, generación de rumores

 Resentimiento

Venganza

Entusiasmo

Creatividad, trabajo en equipo

Rabia

Deseo de castigo, explosiones

Resignación

Abandono

 

 Generalmente, los estados de ánimo resultan totalmente transparentes para aquellos que están en él.  

 Cuando una persona, equipo u organización se encuentra en un estado de ánimo determinado, tiende a percibir que “el mundo”, “la realidad”, “la empresa” ES de cierto modo.  Puede resultarles difícil discriminar que el fenómeno observado está siendo teñido por el estado de ánimo del observador.

 Si un líder puede detectar en qué estado de ánimo se encuentra la persona o grupo con la que necesita coordinar acciones, establecer pautas etc., es posible que tenga a la mano realizar algunas modificaciones con relación a lo que inicialmente pensaba hacer. 

 Tomemos un ejemplo: si un líder percibe que su equipo está en el estado de ánimo de la “resignación”, puede resultar estéril pedirles nuevas ideas para implementar un plan de fidelización de clientes, o sobre cómo lanzar una nueva estrategia de marketing. 

 En ese caso, puede resultar más provechoso establecer conversaciones en torno a qué opinan sobre lo que es posible o no es posible en el contexto actual, qué les gustaría que sucediese, cómo ven ellos su posibilidad de permanencia y crecimiento etc., ya que, de seguir con el planteo original, muy probablemente no se consiga el resultado esperado y, además, se cree un circuito creciente de emociones negativas que generen “ruido” entre el líder y su equipo. 

 Por lo dicho hasta aquí, me gustaría compartir con usted las siguientes inquietudes:

En relación a las emociones:

             * ¿Conoce qué emociones se disparan en los diferentes miembros de su equipo a partir de las acciones que usted realiza?

             *¿Cuáles son los hechos que suelen disparar emociones nocivas para los miembros de su equipo? ¿Puede identificarlas? ¿Puede evitar que sucedan?

              *¿Qué pedidos o propuestas debería realizar para modificar esas situaciones puntuales?

              *¿Qué conversaciones debería tener? ¿Con quién?  

En relación al Estado de ánimo:

 *¿Conoce usted cuál es el estado de ánimo (“ el clima ”) preponderante en su equipo?

              *¿Qué consecuencias está teniendo eso en el abordaje de las situaciones diarias del trabajo?

 

             *En caso de que el estado de ánimo predominante en su equipo sea perjudicial…¿quiere usted hacer algo al respecto?

 

Hasta la próxima...

 

Podés enviarle a la autora tus dudas o comentarios referidos a este artículo escribiéndole a: columnistas@laboralrosario.com

Otros Articulos en esta Categoria

 


Términos y Condiciones
- Política de Privacidad - Script ejecutado en 0.005 seg - Desarrollado por 3TristesTigres.com
Copyright laboralrosario.com 2006. Marca Registrada.